Justicia y Derechos Humanos / Políticas Judiciales /

Nueva Justicia Penal

El gobierno de la provincia puso en marcha el desafío histórico de transformar profundamente el sistema de enjuiciamiento en materia penal. De esta manera, la Justicia santafesina se puso a tono con las exigencias de la Constitución Nacional y los tratados internacionales incorporados a ella, y respondió asimismo a las demandas de la población de una justicia más cercana, ágil, y eficiente.

En el nuevo sistema -puesto en vigencia el 10 de febrero de 2014- se reemplaza al expediente por audiencias orales y públicas en las que las partes exponen sus puntos de vista en forma transparente. Así, el conflicto humano entre víctima y acusado recobra visibilidad. Y la víctima, la gran olvidada del sistema anterior, ocupa ahora el centro de la escena, con más derechos, más asistencia y contención, y una nueva participación activa en el proceso.

El nuevo modelo facilita el acceso a la Justicia a toda la ciudadanía, en especial a los sectores más vulnerables, asegurando el principio de igualdad ante la ley. Se trata de una reforma integral, que implica un profundo cambio cultural y contribuye a una mayor calidad institucional porque tiene la transparencia y la publicidad propia de los actos de gobierno en un sistema republicano.