Ambiente / Educación Ambiental / Educación Ambiental, Transversalidad, Gestión y Desarrollo /

Introducción

La provincia de Santa Fe trabaja en las bases para la elaboración de un Programa de Formación Ambiental como tarea de apoyo a las políticas fundamentales que orienta el esfuerzo para promover los mecanismos que faciliten acceder a un desarrollo sustentable a través del Plan Estratégico Provincial.

Este Plan es el resultado de un proceso de deliberación implementado a lo largo del año 2008, (que continúa en presente año con las tareas de ejecución) en el que miles de santafesinos y santafesinas nos reunimos en las Asambleas Ciudadanas, participando de un debate amplio y abierto con el objetivo de pensar el futuro de nuestra sociedad y los caminos que efectivicen la implementación de sus objetivos.

Las Asambleas se realizaron en los distintos Nodos de cada una de las cinco Regiones del territorio provincial. La intensidad y calidad de la participación ciudadana distinguen este proceso implicando un cambio en la cultura política de nuestra sociedad incluyendo a la educación ambiental para movilizar a la sociedad hacia una conciencia capaz de posibilitar el progresivo ejercicio del poder en el nivel de toma de las grandes y pequeñas decisiones.

Si bien el pueblo no gobierna ni delibera sino a través de sus representantes para un verdadero ejercicio democrático exige a estos representantes avanzar en conjunto con los sectores populares en la toma de decisiones que afectarán su vida en muchos sentidos. Más aún cuando durante largos periodos las consultas al ciudadano se caracterizaron por un modelo restringido al momento de emitir su voto. Para lograr un real protagonismo se requiere profundizar aun mas en el conocimiento popular de sus problemas, canalizar mas frecuentemente sus deseos y necesidades en demandas posibles y caminos factibles que en este caso se organizaron en torno a un ordenado funcionamiento de Asambleas que pueden constituir una faz deliberativa y de elaboración de las iniciativas populares que colaboren con las ya instituidas por los poderes representativos.

En tal sentido, el Plan Estratégico Provincial significa un antes y un después en la forma de gobernar y de relacionarnos en la provincia. No se trata de un Plan cerrado, ni de un recetario para gobernar. Es un instrumento de trabajo flexible, que habrá de orientar la gestión gubernamental actual y las próximas, en tanto en él se precisan políticas de Estado que no solo atiende lo urgente sino que piensa en los cambios necesarios que debe instrumentar la provincia en el largo plazo.

En este contexto, el mayor objetivo del Programa de Formación ambiental es constituirse en la lucha por la conciencia de la población santafesina para que con sus protagonismo permanente colabore en concretar los objetivos del Plan mas aún cuando los dos objetivos centrales que se han definido en el Programa de Gobierno es “alcanzar un mayor bienestar para Santa Fe y un mejor Estado para todos. Y que para alcanzar esos objetivos, debíamos construir un Plan Estratégico con una metodología que promoviera la participación de la ciudadanía. La idea misma de un Plan implica reconocer la importancia de definir orientaciones de largo plazo para la
acción pública, en la certeza de que no hay política de Estado sin orientación estratégica” Hermes Binner, Gobernador de la Provincia de Santa Fe.

Dar repuesta a muchos de los graves problemas que atraviesa la población de Santa Fe requiere de un conjunto articulado de medidas da diferentes plazos. El mediano y largo plazo intervienen en forma importante ya que se deben emprender medidas de cambios profundos. Esto señala un nuevo horizonte de planificación ya que los ejercicios tradicionales lamentablemente se han relegado en el mejor de los casos a dar repuestas diarias a las urgencias, pero postergan los problemas mas estructurales.

“Planificar significa un doble proceso: diseñar lo que se va a realizar y dirigir las acciones posteriores. Es saber dónde queremos ir y luego utilizar los instrumentos de gestión pública más adecuados. Pero la práctica de esta planificación estaba signada por una abrupta separación entre los niveles que quienes toman las decisiones supuestamente a favor de todo el pueblo y la gran mayoría de este pueblo cuya participación a este nivel era inexistente. En el Plan Estratégico hemos superado esta separación y formado un conjunto que permitió una sinergia constructiva.

Allí hemos aprendido todos: gobernantes, maestros, profesionales, empresarios, policías, comerciantes, jóvenes, habitantes de pequeñas comunidades y de grandes ciudades. En esos encuentros cara a cara fuimos construyendo este Plan Estratégico, sus Programas y Proyectos. La herramienta clave de esta construcción fue el diálogo. Fue una de las primeras veces que el pueblo ha sido consultado, sobre sus expectativas para el futuro y sobre los caminos para lograrlo.

Las Asambleas Ciudadanas permitieron recuperar un conjunto de saberes sociales para la elaboración de este Plan, y la continuidad de este protagonismo será también fundamental en la implementación del mismo. Se trata de un verdadero cambio en la cultura política de nuestra provincia, donde lo público y lo privado se asocian orientando sus acciones al interés colectivo.

El camino que proponemos es arduo y complejo; requiere una profunda reforma de las instituciones democráticas y supone una fuerte decisión política. Las reformas incluyen los cambios que son necesarios en las metodologías de abordaje de los problemas y la forma de solucionarlos. En estos procesos en general no se incluía en forma esencial la participación de la comunidad. Debido a ello la toma de decisiones no trascendía de un círculo de técnicos que actuaba como representantes de la sociedad, quedando la inmensa mayoría del pueblo por afuera del proceso. Este es uno de los motivos que los planes se los vivía como impuestos, y extraños, no solo porque muchas veces no contemplaban los intereses de la mayoría sino también porque no eran participe de su gestación de implementación.

Por supuesto este ejercicio es muy perfectible ya que la real toma de decisiones populares es cada vez más real cuanto mas conoce la realidad, y ello supone autodiagnósticos participativos y procesos de capacitación donde los sectores populares ayudados por orientaciones pueda articular el conocimiento popular con el conocimiento científico. Para ello resulta de gran importancia el aporte que todos quienes pueden ayudar desde universidades, centros de investigación. Sabemos que llevará tiempo y, por lo tanto, cuanto antes comencemos, mejor.

La provincia de Santa Fe necesita instituciones que ayuden a garantizar los derechos de sus habitantes, para fortalecer la confianza en la democracia y el protagonismo de la ciudadanía. Sólo así podremos consolidar un proyecto de vida en sociedad, basado en los valores de solidaridad e inclusión social.” Antonio Bonfatti, Ministro de Gobierno y Reforma del Estado de la Provincia de Santa Fe.