santafe.gob.ar/noticias

La provincia señalizó la Biblioteca Vigil de Rosario como Sitio de la Memoria

En un emotivo acto que contó con la presencia del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Juan Lewis.

Justicia y Derechos Humanos El ministro Lewis durante el descubrimiento de la placa que reconoce a la biblioteca como espacio de la memoria.

Sábado 5 de septiembre de 2015 En el marco de las políticas que se vienen implementando por la Memoria, la Verdad y la Justicia, el gobierno de Santa Fe señalizó otro lugar emblemático como Sitio de la Memoria del Terrorismo de Estado. Se trata de la biblioteca popular Constancio C. Vigil, ubicada en Alem 3078 de Rosario.

Esta institución, que se convirtió en una organización social, educativa, cultural y popular sin precedentes durante las décadas de 1960 y 1970, fue intervenida y saqueada por la última dictadura cívico-militar, y luego recuperada gracias a la persistente lucha de vecinos, asociados, exalumnos y exdirectivos.

El acto contó con la participación del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Juan Lewis; el subsecretario de Derechos Humanos de la provincia, Ramón Verón; la directora de la red federal de Sitios de Memoria de la Nación, Judith Said; la directora del Museo de la Memoria de la Municipalidad de Rosario, Viviana Nardote, directivos de la institución, vecinos, sobrevivientes, familiares y organismos de derechos humanos, entre otros. Además hubo concejales, legisladores provinciales y nacionales, representantes gremiales y trabajadores de la biblioteca. Previamente, la comisión directiva de la Vigil realizó una visita guiada por el predio de la institución.

UN ACTO EMOTIVO

La primera en tomar la palabra fue Celina Duri, presidenta de la comisión directiva de la biblioteca. “Queremos transmitir la emoción que hoy sentimos porque es reconocida esta historia tan bella y tan traumática a la vez para el barrio y para el país. Queremos que se mantenga en la memoria lo que aquí sucedió para que no vuelva a suceder”, expresó Duri, quien calificó la señalización como “una reparación hacia el futuro”.

En tanto Augusto Duri, uno de los iniciadores del proyecto de la Vigil y sobreviviente del terrorismo del Estado, contó que el proyecto comenzó por la participación del vecindario desde 1953 para poder instalar instituciones necesarias para la zona, como un jardín de infantes, una escuela primaria con doble escolaridad y una escuela secundaria. “Lo importante es que el proyecto tiene continuidad a pesar de que quisieron truncarlo, los que siguen harán las obras que nosotros no pudimos terminar”, auguró el histórico dirigente.

Por su parte, la directora del Museo de la Memoria de Rosario aseguró que el acto de señalización y la recuperación del espacio permiten cumplir los objetivos de memoria y verdad, mientras que este año se comenzará a transitar el camino de la justicia. “Aquí ocurrió un genocidio cultural y hubo 26 desaparecidos entre autoridades, socios y docentes”, recordó Viviana Nardone.

También fue oradora Judith Said, quien llamó a reflexionar que el proyecto de la dictadura cívico militar era contrario a la educación, a la participación, a la solidaridad y por eso quisieron destruir una iniciativa popular como la de la Vigil, que era tan especial para la comunidad. “No importa a qué partido político pertenezcamos, debemos unirnos para defender la democracia. Es nuestro compromiso”, insistió la funcionaria, quien destacó la articulación de distintos niveles del Estado para llevar adelante la señalización.

Por último, Verón, subsecretario de Derechos Humanos de la provincia y sobreviviente del terrorismo de Estado, manifestó que esta señalización es parte de una serie de actos similares que se vienen haciendo en toda la provincia en espacios que funcionaron como centros clandestinos de detención y lugares emblemáticos de la memoria. En ese sentido no dudó en calificar a la biblioteca como tal. “Lo importante es que habrá continuadores de este proyecto social que comenzó hace más de 40 años”, remató antes de que se descubriera la placa que desde ahora señaliza el edificio.

LAS SEÑALIZACIONES

Desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a través de la Secretaría de Derechos Humanos, destacaron que “la preservación y señalización de los sitios de memoria (a partir de la ley nacional 26.691 y el decreto provincial 481 de 2013) expresa en el espacio público el compromiso del Estado democrático de dar a conocer y condenar estos crímenes, impulsar el juzgamiento de los responsables y hacer efectivo el reconocimiento de las víctimas y sus familiares”.

Uno de los objetivos de la política de señalización es referenciar sitios de memoria histórica como lugares de reflexión y transmisión del pasado reciente, así como de promoción de los derechos humanos y los valores democráticos.

Vale recordar que en 2013 el gobernador Antonio Bonfatti estableció por decreto declarar Sitios de Memoria del Terrorismo de Estado a los lugares que funcionaron como centros clandestinos de detención, tortura y exterminio o donde sucedieron hechos emblemáticos del accionar de la represión ilegal desarrollada durante el terrorismo de Estado ejercido en el país hasta el 10 de diciembre de 1983.

UN SITIO CON HISTORIA

La Biblioteca Vigil se creó en 1959 como parte de la asociación vecinal del entonces barrio Tablada y Villa Manuelita. Al poco tiempo se convirtió en una organización mutual popular sin precedentes, que contó con jardín de infantes, escuela primaria y secundaria, editorial, museo de ciencias naturales, observatorio astronómico, universidad popular, centro cultural y deportivo, caja de ayuda mutua y centro materno infantil.

En el marco del plan sistemático de terror y exterminio ejecutado por la dictadura cívico-militar que asaltó los poderes del Estado en marzo de 1976 hasta diciembre de 1983, fue intervenida, sus bienes fueron saqueados, rematados y expropiados. Los innovadores proyectos colectivos fueron desarticulados, y muchos de los libros que constituían el acervo de la biblioteca y su editorial, destruidos.

En la madrugada del 10 de mayo de 1977, ocho miembros de Comisión Directiva fueron secuestrados y trasladados al centro clandestino de detención Servicio de Informaciones de Rosario. A fines de ese año, fueron puestos a disposición del Poder Ejecutivo Nacional. Más de una veintena de socios, empleados, docentes, cooperadores y alumnos fueron asesinados o permanecen desaparecidos.

Actualmente los delitos de lesa humanidad relacionados con la Biblioteca Vigil están siendo investigados por la Justicia Federal.