Objetivos

Los que se detallan a continuación son los objetivos de la Sociedad Civil de la Región Centro:

  • La realidad geográfica, cultural, económica y social determina la necesidad de analizar, diagnosticar y, sobre todo, resolver problemas comunes de la región, de manera conjunta entre las tres provincias. Esto implica abarcar todas las demandas que, por sus características, requieran una solución conjunta porque así lo exige la eficacia y eficiencia; por que de esa manera se verían mejores resultados. Pensar en la Región Centro no es crear una nueva provincia, sino hacer más fuertes, más autónomas y más justas a las provincias que la integran.
  • Creemos que las demandas pendientes de resolución en la región, pueden atenderse a partir de la consolidación de una idea estratégica que involucre un fuerte incremento productivo en las provincias que la integran, creando un sistema que incorpore la mayor cantidad de mano de obra, de manera equitativa y diversificada, sin abandonar ningún territorio al olvido y la pobreza. Para ello, siempre pensando en los aspectos comunes a las tres provincias, debemos aportar para un desarrollo armónico entre las potencialidades productivas, que son muchas, la infraestructura necesaria para el acopio, transporte y comercialización; sistemas educativos integrados, que tenga al trabajo y a la producción como centro de la vida económica y que forme personas dignas y libres, que vivan en familia y que sean aptas para ser artífices de su propio destino; y sistemas de salud que piensen en la sanidad del hombre, más que en resolver patologías. En resumen, pensar en una Región Centro sana, educada y trabajadora.
  • Esta Región Centro debe actuar en beneficio de la integración entre el conocimiento, la tecnología y la producción. Ello no sólo se logra con medidas puntuales de los gobiernos en forma individual, sino identificando en conjunto a aquellos aspectos -muchas veces burocráticos- que traban ese círculo virtuoso. En esto debemos pensar no sólo en políticas de apoyo público, las que de todos modos nunca son pocas, sino también en métodos de integración privados, centros de investigación aplicada, difusión de herramientas de propiedad intelectual, promoción de relación entre las universidades y la empresa, etc.
  • Ser creativos en el diseño y puesta en práctica de herramientas que atraigan a la inversión privada, no sólo desde los incentivos económicos, sino garantizando seguridad y confiabilidad política y jurídica. En eso deben jugar un papel preponderante los gobiernos que integran la Región Centro, facilitando el trabajo del sector privado y generando políticas que si no son comunes o consensuadas, al menos sean coherentes entre sí, por tratarse de una región que tiene potencialidades y problemas comunes y que, por tanto, merece algunas decisiones mancomunadas. Pero también deben hacer su aporte los profesionales en el aporte para el diseño de las mejores herramientas, la participación de los hombres del pensamiento, de la academia, de la ciencia y de la tecnología. Una verdadera integración se da a partir de la convicción y el accionar mancomunado del sector privado.
  • La existencia de la Región Centro, más allá de los papeles, se sostiene con convicción y voluntad de todos. El aporte del sector privado, de la empresa, de las universidades, de las organizaciones sociales, gremiales y de los profesionales, estará en la identificación de soluciones que se imponen como comunes, reflexionando, sugiriendo metodologías o herramientas e impulsando a la decisión a través de un permanente diálogo con las autoridades políticas. Es por eso que queremos fortificar, como estratégicos y protagónicos, estos Foros de la Sociedad Civil.