Cultura / Espacios Culturales /

El Alero. Nacer hasta los cien años

Ubicado en el corazón de barrio Coronel Dorrego, El Alero propone que todos nacemos a cada rato y toda la vida despertamos a nuevas experiencias, por eso hablamos de "nacer hasta los cien años " y se propone albergar y recibir desde las embarazadas y los nenes de la primera infancia, los niños de 4 a 12, hasta los adolescentes, los jóvenes y a través de todos ellos, a la comunidad barrial entera: adultos, madres y abuelas, los trabajadores y los jubilados.

Toda la comunidad, los que trabajan, los que crean para vivir, los que no tienen trabajo y lo buscan, los que quieren salir adelante construyendo proyectos con sus vecinos, los que quieren ayudar, los que saben que deben pasarle su experiencia los que vienen y los que saben lo que viene y no quieren que nadie queda afuera.

El Alero es ejemplo de integración de todos, es un paisaje de ciudadanía y es sobre todo un espacio público por excelencia.

Se trata de un ámbito de cruces, de rituales, de amistad y afecto, de trabajo y aprendizajes, de construcciones y juegos, de naturaleza y cultura, donde convive lo antiguo y lo que vendrá y circula el cuerpo y las palabras, un lugar de cotidianidad y fiesta, de celebración y descanso, para habilitarlo a toda hora, como la vida misma de mate y pan caliente.

Este espacio es cogestionado por los ministerios de Innovación y Cultura y Desarrollo Social en el marco del Plan ABRE.


"El techo es el alma de las casas, a partir de allí comienza el viento"

Todos los lugares de EL ALERO se abrirán para aprender y para jugar, para trabajar, crear y vivir juntos. Desde un hall que no es ni lugar de espera ni entrada, sino un gran enredo, un tejido común, un espacio de conversación y de proyectos comunes de los vecinos.

El corazón del Alero es A cielo abierto, un patio amplio con galerías que se abren al paisaje, que rompen los límites entre el adentro y el afuera donde todo tipo de encuentro tendrá lugar, espectáculos, circo, música, danza, hip-hop, picnics, conversaciones, relatos, juegos para toda la familia. Sus galerías son abrigo y libertad, apertura y movimiento, circulación y convivencia.

Albergará muchos saberes y también haceres, una invitación desde los jóvenes a todas las edades para participar en las fábricas textiles, las fábricas de madera y distintos materiales reciclables, los espacios de informática y experimentación digital, la cocina, con sus posibilidades gastronómicas, de alimentación saludable y los rituales compartidos, patiecito de las hierbas aromáticas, pan caliente, descanso, imaginación y trabajo.

Un gran espacio denominado las Bodegas de los mundos será destinado para primera y segunda infancia: el mundo de trapo, muñecos y mundos de madera, cubos, el mundo blando y de sensaciones para los bebés. Este ámbito se transforma para convertirse en espacio para adolescentes y jóvenes y entonces, el circo, la murga en cuerpo en todas sus formas serán protagonistas del lugar, tiempo de los que crecen y crean, la música y la percusión, el hip-hop, entre tantas otras propuestas.

No faltarán por supuesto las palabras para construir los poemas, relatos, las crónicas, diarios, conversaciones y los debates que hagan hablar a EL ALERO. Allí habrá cine para ver y dialogar, acertijos maravillosos, construcciones de ajuares y cotillón para las fiestas inolvidables de nuestras vidas.

Esta casa de todos albergara el programa Nueva Oportunidad y las escuelas de trabajo, los programas más bellos para embarazadas y miles de aventuras para los bebes y los pequeños. Los niños organizarán sus juegos, tomarán la palabra y harán sus proyectos, un sitio con propuestas para todo el barrio, programas para crecer creando.

Un lugar donde todos tienen su lugar, donde los deseos y los nacimientos se concretan, donde nacer a la vida, a los vínculos familiares, al juego, a la amistad, al amor y a los secretos de la existencia, nacer a los saberes reales y a los mundos mágicos, a las nuevas tecnologías y a todas las innovaciones y a las viejas costumbres que nos dieron identidad, a las preguntas, las palabras y a los proyectos, nacer a la acción y a lo colectivo, nacer a la naturaleza y a los sueños. Un lugar donde nacer toda la vida