Hábitat y Vivienda / Política de Hábitat y Vivienda /

Ejes de gestión

Desde la Secretaría de Estado del Hábitat, se han planteado los siguientes ejes de acción:

  • El suelo como eje estratégico

El Gobierno de Santa Fe avanza en la implementación de acciones orientadas a la identificación, captación y aplicación de tierras a emprendimientos urbanísticos integrales, coordinando esfuerzos con gobiernos locales y actores del sector privado. En este proceso se jerarquiza la función social del suelo como visión estratégica y el acceso a suelo urbano de calidad por parte de sectores poblacionales que actualmente no encuentran solución habitacional en el mercado formal.

Herramientas: Banco de Tierra, Instrumentos de captación de suelo y plusvalía, Regularización dominial y titularización.

  • La construcción del hábitat como dinamizador social

El Gobierno impulsa la participación amplia de todos los sectores, incentivando el aporte técnico, académico, de conocimiento y de gestión para garantizar el proceso. La capacidad de gestión y regulación del Estado, la de articulación de las organizaciones intermedias, la visión y el esfuerzo del emprendedor privado y el trabajo del beneficiario, todos movilizados en el esfuerzo común de construir nuestro espacio para vivir.

Herramientas: Asistencia técnica a la urbanización, Articulación para provisión lotes con servicios e infraestructura, Construcción y financiamiento de soluciones habitacionales, Asistencia financiera para la adquisición de suelo, urbanización y viviendas.

  • La planificación y la articulación como mecanismos motores

El Gobierno de Santa Fe promueve el uso de herramientas de planificación estratégica y urbanística para el desarrollo del hábitat, integrando las visiones locales, metropolitanas y regionales. Se articulan y coordinan los esfuerzos de gestión y los recursos materiales y económicos de todos los sectores, impulsando el concepto de esfuerzo compartido incluso con el propio beneficiario. Las intervenciones planificadas y conjuntas entre el gobierno provincial, gobiernos locales, organizaciones intermedias, actores privados y beneficiarios, garantizan los mejores resultados.

Herramientas: Acuerdos públicos privados, Capacitación en normativa y planeamiento urbano, Innovación tipológica y flexibilidad de soluciones, Promoción del asociativismo y la autogestión.

  • Inclusión y Participación

Gestionar una política de hábitat de manera integral e inclusiva, requiere repensar cada uno de los aspectos que intervienen en el proceso de construcción de hábitat y vivienda y visualizar la diversidad de realidades, situaciones y necesidades que existen en nuestra la ciudadanía. Los ciudadanos viven en lugares diferentes, tienen realidades urbanas y sociales diferentes, composiciones familiares diferentes, necesidades diferentes, y es fundamental su participación activa en la definición de las políticas y en el seguimiento de las acciones. Gestionar una política de hábitat de modo participativo supone promover los procesos autogestionarios, la capacitación, la participación responsable, la organización y la solidaridad activa de los pobladores; y contribuye a fortalecer las prácticas comunitarias, el ejercicio directo de la democracia, la autoestima de los participantes y una convivencia social más vigorosa. Nuestra política de hábitat es una política orientada a garantizar derechos cívicos, sociales, económicos y culturales, bajo la premisa de escuchar e incluir a todos, ponderando las diferencias. Siguiendo este lineamiento, el rediseño de la política habitacional supone entre otros la proyección de un nuevo concepto de vivienda que aborda los criterios de universalidad desde su concepción, flexibilidad de crecimiento, diversidad en su materialización (tipológica y formal) y eficiencia energética.