Seguridad / Seguridad comunitaria / Panificadora solidaria "Sara María Furman" /

Proceso de reactivación de la panadería

La apropiación física del espacio ubicado en Lamadrid y Vera, en el Barrio Santa Rosa de Lima, constituyó un primer acercamiento al espacio físico por parte de los jóvenes involucrados en el proyecto.

Fueron los mismos integrantes del equipo quienes realizaron las labores de limpieza del lugar, de ordenamiento de los enseres y las maquinarias disponibles para reactivar la producción tras largos años de inactividad.

La colaboración del personal técnico del IAPIP permitió completar las tareas de reparación de las máquinas, el acondicionamiento del mobiliario y las instalaciones, para una adecuada refuncionalización del emprendimiento panaderil.

La segunda etapa del proceso de recuperación y reactivación del emprendimiento solidario involucró distintas instancias de capacitación y formación destinadas a los jóvenes beneficiarios del proyecto.

Con el respaldo del Ministerio de Educación, desde agosto de 2012 y con una exigente carga horaria semanal, se dictaron las correspondientes clases teórico-prácticas que ofrecerían a los jóvenes la adquisición de competencias y técnicas elementales para el aprendizaje del oficio.

Este “Curso de Básico de Panadería” brindado por un maestro panadero del IAPIP, fue articulado con un curso sobre “Manipulación segura de los alimentos” brindado por personal de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (ASSAL).

En el mismo sentido, en procura de lograr una mayor capacidad de autosustentabilidad y a través del Decreto Nº3747/2012, se destinaron partidas presupuestarias con la intención de licitar la reparación del total de las maquinarias y poder aumentar la productividad, el otorgamiento de becas y la adquisición de materias primas.

Además, cabe destacar también la inauguración del local de ventas denominado “La Sarita”, frente a las instalaciones de la panadería, en enero de 2013. En este espacio de atención a los vecinos del barrio y zonas aledañas, se produce la comercialización de un “pan solidario” y otros productos a bajo costo.

El último de los avances obtenidos en el desarrollo del emprendimiento implicó la incorporación de cinco nuevos integrantes del equipo quienes, a su vez, participan del Programa de Juventudes Incluidas que lleva adelante la Secretaría de Seguridad Comunitaria.

El incremento de personal en el plantel de trabajadores permitió, a su vez, ampliar el horario de producción en un segundo turno de trabajo, entre las 14 y las 19 Hs., además del turno matutino habitual.