La provincia / Integración Regional / Región Centro /

Sociedad Civil


La necesidad de generar canales de participación cuya calidad permita mejorar la representación de la ciudadanía es prioritaria. Ello supone desplegar importantes esfuerzos en la articulación de relaciones entre los representantes públicos y los distintos actores sociales.

La participación de la sociedad civil en el proceso de integración que llevan adelante las provincias de Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe ha sido una premisa. Una pauta de ello se encuentra en los protocolos anexos al Tratado constitutivo, que confieren facultades específicas a los organismos de la estructura regional para oficiar como nexo y trabajar conjuntamente con las instituciones no gubernamentales.

En tal sentido, a partir del año 2004 sucesivamente se conformaron los foros de entidades empresariales y de la producción, de universidades, de entidades del trabajo y de profesionales.

En una primera etapa, las instituciones comenzaron a nuclearse a nivel provincial, constituyendo los Consejos de la Sociedad Civil de las provincias signatarias, a través del cual, se comenzaron a establecer las relaciones con los órganos regionales. En una segunda etapa, la consolidación de ese estamento a nivel interprovincial trajo aparejado la conformación del Consejo de la Sociedad Civil de la Región Centro, hecho producido en la Ciudad de Rosario el 30 de Marzo del año 2006.

Las aperturas de espacios como el de la Sociedad Civil de la Región Centro y el incremento de las posibilidades de intervención en la cosa pública por parte de la ciudadanía constituye una transformación sociopolítica fundamental. Esta idea, significa un avance hacia la descentralización política y administrativa, la actualización de la función estadual y el descubrimiento de ópticas alternativas para la atención y desarrollo de la agenda pública. El esfuerzo, tendiente a lograr mayor participación en programas gubernamentales ya conoce en la Región Centro sus primeros resultados; se trata del Plan Estratégico Regional.

Así mismo, esa participación ha servido para rescatar y canalizar el carácter y fuerza ascendente que la Región Centro posee como proceso de desarrollo “de abajo hacia arriba”, mediante el tejido de redes inclusivas que colocan al ciudadano más cerca de los espacios de decisión.

En esa función, las organizaciones de la Sociedad Civil han demostrado su capacidad de funcionamiento para conseguir una adecuada complementación y coordinación en el espacio público en base a su suficiente predicamento, prestigio y potencia para efectuar auténticos aportes a la formulación y seguimiento de las políticas públicas.