Ambiente / Ecorregiones, áreas naturales y su conservación / Sitio RAMSAR - Jaaukanigás /

Principales Especies de Fauna

Se destacan entre las numerosas especies del humedal los peces migradores (como surubí­, sábalo, dorado, etc.) que realizan extensos desplazamientos sobre el cauce principal del Rí­o Paraná y entre cauces secundarios y tributarios, y ambientes lení­ticos asociados. Estas especies se han adaptado a las fluctuaciones del ciclo hidrológico, registrándose una importante sincronización entre su desove y los pulsos de inundación (Junk, et al., 1989; Welcomme, 1985).

Las caracterí­sticas de la fase de inundación, principalmente su intensidad y duración, tienen una importancia decisiva sobre su reclutamiento dada la importancia de los ambientes lení­ticos en las primeras etapas de crecimiento (Bonetto et al., 1981; Rossi y Parma, 1992). El valor de estas especies í­cticas neotropicales en el macrosistema, se fundamenta tanto en aspectos ecológicos como económicos. El sábalo (Prochilodus lineatus) es una de las especies más abundantes. en el área, con una biomasa de hasta 1000 kg/ha en ambientes lení­ticos del Paraná Medio (Bonetto, et al., 1981), y por su alimentación detrití­vora es clave en las tramas tróficas, transfiriendo energí­a desde los primeros niveles tróficos a los grandes ictiófagos (dorados, surubí­es, etc.). Su explotación comercial se realiza principalmente para la extracción de aceite y harina de pescado. El dorado (Salminus maxillosus) tiene un alto valor deportivo y comercial. Esta y otras migradoras, que realizan extensos desplazamientos en toda la cuenca (Sverlij y Espinach Ros, 1986), se reproducen durante el perí­odo estival en tramos lóticos utilizando como áreas de crí­a diversos tipos de ambientes de la llanura aluvial.

Los vertebrados tetrápodos abarcan unas 360 especies: 36 de anfibios, 46 de reptiles, 210 de aves y 68 de mamí­feros.

Los anfibios y reptiles acuáticos (yacarés, tortugas y algunas serpientes) cumplen una función importante como efectivos transportadores de nutrientes desde los humedales hacia los ambientes terrestres y viceversa. Habitan en el sitio dos especies de Yacarés (Caiman yacare y C. latirostris) y una especie de serpiente gigante Curiyú o Anaconda del Sur (Eunecetes notaeus), de más de 4 m de longitud, las tres, grandes predadores que se encuentran en la cúspide de las cadenas tróficas de la región. Asimismo, habitan en el área dos de las especies de yacarés bajo explotación comercial controlada en la provincia: C. latirostris y T. merianae.

En lo que hace a las aves, cabe destacar que todo el Valle Aluvial del rí­o Paraná es sitio de concentración, antes de dirigirse a sus lugares de reproducción o invernada, de varias especies patos que sufren presión de caza: Netta peposaca, Dendrocygna bicolor y D. viduata,.

Actualmente N.peposaca es objeto de estudio debido a la reducción de la población que migra a Brasil. También es importante mencionar que todo el Valle del rí­o Paraná es el salvavidas que tienen las especies de ambientes acuáticos en los perí­odos de déficit hí­drico severos, incluso para especies como el Jabiru mycteria, Ap I de la CITES. También se destaca que el Paraná medio es utilizado como ruta migratoria por muchos chorlos neárticos como Calidris melanotos, C. fuscicollis, C. bairdii, Tringa melanoleuca, T. flavipes, T. solitaria y Limosa haemastica, que se encuentran en importante número cuando el rí­o está en bajante (Giraudo, 1992).

Los bosques en galerí­a del Paraná también son utilizados como corredores, todaví­a en buen estado de conservación por aves migrantes de bosques como Vireo olivaceus y Pachyramphus polychopterus.

Entre los mamí­feros habitan especies de valor peletero: el coipo (Myocastor coypus), especie vedada y protegida, tiene importancia económica para Santa Fe y Argentina, su piel está reconocida a nivel internacional. El Lobito de rí­o (Lontra longicaudis) se captura por su cuero y carne, siendo una de las especies de mayor valor peletero en el paí­s, por lo que sus poblaciones se han reducido debido a la caza furtiva. En la actualidad está protegida por las Leyes Nacional Nº 22421 y Provincial Nº 4830. Es un mustélido adaptado a la vida semiacuática, estrechamente vinculado a los cuerpos de agua circulantes, y sin contaminación, lo que lo hace vulnerable. Su dieta consiste en invertebrados y vertebrados acuáticos, su densidad poblacional estarí­a resguardada, por la amplia oferta de hábitats y la existencia de sitios poco accesibles. El Carpincho (Hydrochaeris hydrochaeris), actualmente protegido por ley provincial, es el roedor de mayor tamaño del mundo, y ha representado una fuente de alimento y cuero para pobladores campesinos o isleños de bajos recursos. Se encuentra, además en el área una de las poblaciones isleñas más australes de carayá o mono aullador (Alouatta caraya).

Muchas especies tropicales de anfibios, reptiles, aves y mamí­feros alcanzan mayores latitudes a través del rí­o Paraná, y se han detectado especies amazónicas como la serpiente Hydrops triangularis. El sitio constituye el lí­mite de distribución para muchas de estas especies tropicales y subtropicales como el oso melero o tamanduá (Tamandua tetradactyla), el tucán grande (Rhampastos toco), el Surucuá (Trogon surrucura) y el Yacaré Negro (Caiman yacare).

Se conservan en el área varias especies de vertebrados incluidas en apéndices nacionales e internacionales de conservación: Reptiles: Cocodrilianos: Caiman latirostris (Ap. II CITES-Argentina: R.315; UICN: en peligro; Dirección Nacional de Fauna y Flora: Vulnerable), Caiman yacare (Ap. II CITES; D.N.F.F: Vulnerable). Saurios: Tupinambis merianae (=T. teguixin) (Ap. II CITES; D.N.F.F: Vulnerable). Serpientes: Eunectes notaeus (Ap. II CITES, D.N.F.F: Vulnerable), Hydrodynastes gigas (=Cyclagras gigas) (Ap. II CITES), Boiruna maculata (=Clelia clelia) (Ap. II CITES), Hydrops triangularis (D.N.F.F: Vulnerable). Aves: Anátidos: Cygnus melancorvphus, Coscoroba coscoroba y Sarkidionis melanotos (Ap. II CITES, En Peligro Fraga, 1996). Falconidos: Falco peregrinus (Ap. I CITES). Ramfástidos: Ramphastos toco (Ap. II de la CITES). Paseriformes: Paroaria coronata y Paroaria capitata (Ap. II CITES). Mamí­feros: Lontra longicaudis (Ap. I CITES, En peligro a nivel nacional (Garcí­a Fernández et al., 1996), Tamandua tetradactyla (Vulnerable a nivel nacional), Chrysocyon brachyurus (Vulnerable a nivel nacional).