La Cultura como capacitación, fomento y creación de espacios para el trabajo

El trabajo es acción, protagonismo, participación en la transformación de un país. Confiere dignidad y resplandece como derecho esencial de los argentinos.

La relación entre la cultura y el mundo del trabajo, produce un fuerte corrimiento de un concepto cultural que excluye la enorme capacidad de la cultura para capacitar, fomentar, sostener, propender a la circulación de bienes y producciones culturales en el territorio argentino.

Creemos en una fuerte diferenciación con las industrias del entretenimiento y en la capacidad del Estado para formar en artes, diseño, oficios, medios, soportes y formatos diversos. Proponemos acercar a la población a los procesos de construcción basados en la materia y en la creatividad puesta al servicio de la innovación y la belleza, y también la custodia de los saberes tradicionales y su continuidad. Los llamamos fábricas culturales, nuevas infraestructuras de inclusión a través de la cultura con participación popular.

A su vez apostamos al fomento de las llamadas Industrias Culturales en todas sus formas, sistematizando el apoyo a los creadores, mini emprendedores, diseñadores del campo cultural, en los diversos soportes (discos, libros e impresos, webs, audiovisuales, diseños diversos) tanto en la etapa de creación, edición y producción, como la de circulación y comunicación sobre los mismos.