Cultura como construcción de la memoria, identidad y reivindicación de la historia argentina

Toda vida humana puede contarse como una narración; la historia argentina es el libro donde podemos encontrar experiencias vivas para orientar nuestras acciones, la memoria es una ruta encendida a través del territorio.

La Cultura es un poderoso dispositivo para crear identidad, pertenencia, y arraigo. Un lugar donde investigar la historia y conocer nuestro lugar en el mundo y preservar y cuidar nuestro patrimonio cultural y ambiental. Un propulsor de la investigación y de la enseñanza de la historia argentina para los chicos y jóvenes.

La historia argentina presta coherencia en el tiempo y en el espacio a las generaciones que nos precedieron. También un brillante ejercicio sobre los debates y luchas que sostuvieron nuestros antepasados, un ejemplo de conductas y también una imagen de actitudes inadmisibles.

La identidad y la situación social son una encrucijada que podríamos llamar postergación, que a veces con desocupación y desaliento también podríamos nombrar como inmovilidad.

El movimiento es la esencia del hombre y de la historia. Excluir es crear un nosotros-ellos pero sobretodo es dejar a alguien fuera de su casa, de su cuerpo, de su sociedad y tirar la llave para que no pueda encontrarla.

El Estado Neoliberal cedió al mercado el destino común de distintos colectivos sociales. El asistencialismo no crea identidad, más bien la disuelve. La identidad es esencial a la hora de ejercer la libertad, de tener derechos, de saber que podemos crear circunstancias de cambio y somos iguales ante las posibilidades vitales.